Hacia dónde vamos

Hacia dónde vamos
Dime, mi vida... Hacia dónde vamos. Hacia dónde nos dirigimos. Si nuestros rumbos son distintos. Si cada día me pregunto para qué sentir este sinsentido que siento, tan hueco, tan sordo, tan absurdo. Dime, mi vida, qué nos hacemos. Y qué hacemos con esto que construiste, tan etéreo, tan vaporoso, que a veces sospecho que no tenga nada de verdad. ¿Qué espero? ¿A quién espero? ¿Qué esperas? ¿A quién esperas? ¿Para qué sirve dedicarnos tod

Hoy te vi caer…

Hoy te vi caer…
En un verano sin agua ni aire, llegaste como un manantial. Yo tomé todo por real, sin ser advertida de la verdad. Pero todo pasa. Y el tiempo llega... como los hechos, mientras las palabras vuelan. Como hoy volaste tú... Hoy te vi caer desde mi altura. Como el resto de las hojas del otoño. Yo intuía que eras caduco... por muchas promesas que me hicieras de que no serías como los demás, y de que te convertirías en el único perenne. Hoy te v...

El eucalipto perfecto

El eucalipto perfecto
Cuando estaba perdida en lo desconocido, entre manos huesudas que me atrapaban, sombras que sobrevolaban, aullidos de hambrientos, polvo y tierra, lunas devoradas por el negro cielo, y estrellas como piedras de fuego... Llegaste tú... Y retiraste mis lágrimas con tus besos. Me serenaste. Separaste las tinieblas. Soplaste a las nubes, para que ascendieran hacia el cielo. Trazaste un nuevo camino. Aportaste el aire y el oxígeno. Y comenzó a ...

Sólo yo te quise…

Sólo yo te quise…
A veces hay que abrir los ojos. Cuando te entregas demasiado y no encuentras respuestas, hay que poner sobre balanzas las entregas. Entonces descubrirás que, seguramente, te estabas entregando demasiado. Que ese cariño que tejías dentro de ti era bastante extenso para lo recibido. Es el momento de asumir: "Sólo yo te quise". Pero sin lamentos ni quejas. Sólo yo te quise y con orgullo de haberlo sentido y vivido. Porque aunque te alejes y pierdas ...

Sin ti, respiro con un solo pulmón

Sin ti, respiro con un solo pulmón
Llevaba en la cafetería más de media hora. Pensaba en esa persona, mientras la radio que sonaba de fondo en el local  sólo le recordaba canciones de su adolescencia. Tomó el último trago y quiso inspirar con fuerza, como si en la posterior expiración fuese a arrojar todo lo que le comía por dentro. Quizás, expulsar todo lo malo. No lo consiguió. Una canción le dijo... "sin ti, respiro con un sólo pulmón"... Y fue entonces cuando se percató de que es...

Nadie nos dijo

Nadie nos dijo
"Nadie nos dijo que dejaríamos de querernos, y que hoy hablaríamos por última vez" Cuando aparece el final en las películas, siempre termina en negro. Nadie nos avisa de cuándo comienza una relación... pero tampoco de cuándo acaba. No hay fechas ni registros, salvo una intuición o pálpito que nos pone en alerta. El mismo que lo enciende, lo apaga. El amor crece pero también se agota, se rompe o se diluye sin darnos cuenta. Porque siempre habrá una ...

Convalecientes

Convalecientes
RECORDAR: Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón. (Eduardo Galeano) En los hospitales te tropiezas con muchas miradas que desvelan su verdad interior. Acuden con enfermedades físicas o psicológicas, pero todos llevan afectado el corazón, aunque no le apliquen un tratamiento inmediato. Fuera de ese lugar, el corazón late e impulsa a continuar aunque por dentro esté roto, deshecho, lastimado o casi abandonado. Un corazón que no vive, sin...