primavera_web

Llegaste sin avisar.
Y de un golpe seco me quebrantaste.
Desordenando mi vida planteada.
Planteando dudas de la nada.
Ordenando el caos interior.

Y de repente llegas… primavera,
y cambias todos mis planes.
Deshelando gota a gota los glaciares.
Resquebrajando mis modales.
Y calmando mis angustias vitales.

Me pregunto qué hacer a partir de ahora,
que me convertiste en una brizna de hierba,
que gira imprecisa y revuelta,
que danza y revolotea por el aire,

capaz de asaltar cualquier frontera.

Pero te miro de frente, después de pensar que estaba seca,
y veo que mis raíces se agarran con más fuerza,
que eres savia para mis ramas y mi esencia,
y también cada uno de mis talismanes
para arrojar mis demonios hacia fuera.

Deja un comentario