Puedes leer la carta original publicada en andalucesdiario.es o bien aquí, en mi blog….

Lorca y Machado

Me dicen que en la escuela has conocido a dos escritores españoles y andaluces: Antonio Machado y Federico García Lorca. Pero también he leído que no te han dicho toda la verdad. Has aprendido que Machado vivió sus últimos días en Francia y que Lorca murió cerca de su pueblo, en Granada. Pero debes saber que la realidad no fue así. Tú pensarás que esto son cosas de mayores, y no entenderás el revuelo sobre este tema, pero lo que ha ocurrido es algo parecido a esto: ¿No te gusta si en el colegio un compañero dice una mentira sobre ti? Lo mismo pasa cuando se habla de otras personas, y por eso hay que contar la historia como fue. Y te preguntarás: ¿Y por qué no se cuenta la verdad desde el principio? Porque, para conseguir algo, hay personas a las que les interesa contar cosas diferentes a lo que pasó en realidad.

Algunos te dirán que no debes saberlo porque eres pequeño y no debes sufrir pero, a pesar de tu edad, es probable que tus padres no trabajen y estés viviendo momentos muy duros en casa, o que a veces no hayas tenido para comer. Y, si es que quieren alejarte de la muerte, es probable también que ya la conozcas porque hayas visto imágenes de violencia y guerras en las noticias de la tele, en los videojuegos o en las películas. Es probable que te hayan hablado de otras civilizaciones, de ritos funerarios, de las momias… Incluso si tienes clase de religión, te habrán explicado cómo Jesús de Nazaret murió en la cruz. O, a lo mejor, ya conozcas algo más de la muerte y hayas vivido ese dolor. Puede ser que hayas perdido a tu mascota. O de golpe y porrazo, porque la vida es muy injusta, quizás tus abuelos, tus tíos, un amigo, un hermano o alguno de tus padres no están ya a tu lado. A tan corta edad es probable que hayas aprendido cosas que no nos gustan, ni siquiera a los mayores, pero vas comprendiendo poco a poco que la vida es así… Pero

Debes saber que, muy seguramente, los abuelos de tus padres vivieron una guerra en nuestro país, en España, cuando había un sistema de libertad que se llamaba República, elegido por los españoles. Esa guerra también la padecieron niños de todas las edades, incluso bebés. Ya sabemos que las guerras son malas y no nos gustan. Pero en ésta no sólo murieron soldados en las batallas, sino que también fueron de casa en casa buscando a personas que, sólo por el hecho de pensar de otra forma y de defender la libertad, querían que no viviesen. Es importante que descubras por ti mismo, poco a poco, la realidad de esa guerra, donde no hubo ni juicios ni compasión. Antes de que ese combate estallara, hubo artistas comprometidos con defender a los pobres, para que la cultura llegase a todo el pueblo, para enseñar a los demás en la escuela… Entre ellos, Machado y Lorca, que decidieron tomar partido, decir sus ideas en voz alta y defenderlas.

Por ejemplo, debes saber que Lorca creó un grupo de teatro, la Barraca, durante la República. Recorrían kilómetros y kilómetros y llegaban a cualquier pueblo de España. Para muchas personas era la primera vez que veían una obra de teatro y, con esa cultura, su imaginación volaba y aprendían muchas cosas. Sin embargo, a pesar del esfuerzo, en algunas ciudades hubo personas que intentaron que no se hicieran porque no querían que la cultura fuese para todos. Debes saber que tanto Machado como Lorca vivieron unos años muy felices durante la República, donde se esforzaban para la cultura llegase a todo el mundo. Pero un día otras personas decidieron que eso no podía ser y empezó la guerra.

Entonces, Machado, que era una persona mayor, tuvo que dejar Madrid y huir de España. Con mucha pena, dejó nuestro país con muy poquitas cosas en su maleta, a escondidas, y pudo entrar con su familia en Francia.Pero las duras condiciones del viaje hicieron que Machado enfermase, y murió. Pocos días después, también su madre.

Por otra parte, desde Madrid, Lorca fue a Granada para celebrar su santo y el de su padre. Como en esas fechas había muchas detenciones en Granada, Federico se refugió en casa de unos amigos. Pero, más tarde, los soldados lo encontraron y lo llevaron preso. No tuvo juicio y, junto a dos personas más, de madrugada, lo subieron a un camión hacia un pueblecito que se llama Alfacar. Si algún día vas a él, después de las casas, verás que comienza un camino por la montaña, con muchas curvas. En una de esas curvas, cerca de un olivo, ordenaron a Federico y a sus compañeros bajar del camión, les dispararon y los abandonaron. No se sabe nada más de ellos. Ni siquiera tienen una tumba para llevarles flores. Durante años, nadie quiso decir sus nombres. Incluso después de morir, aunque ya no tenía sentido, a Machado le retiraron su plaza como catedrático de Instituto.

Sobre Federico y Machado te puedo contar muchísimas cosas preciosas, pero es mejor que las descubras por ti mismo. Acércate a sus libros como si fuesen tesoros. Conforme cumplas años, vivirás con ellos sentimientos que antes no sabías ni que existían. Mientras, disfruta y avanza poco a poco. Por ahora debes saber que en las guerras se persigue y se mata a gente por lo que piensa, aunque sean cosas buenas; y que otras personas se ven obligadas a huir de su país.

España sería más justa y solidaria con más personas como Lorca y Machado. Siento decirte que esta triste historia fue real y que nunca tendría que haber sucedido. Por eso debes saber que tú eres muy importante, porque tienes una misión por cumplir: la de saber y aprender.

. Es justo que se recuerden sus vidas tal y como ocurrieron, sin borrar lo peor. Porque si no aprendemos de los errores, la historia volverá a repetirse. Y ninguno queremos que ocurra.

Deja un comentario