561fd81ac8abe

Estefi Martínez, una joven malagueña, me acerca hasta su nuevo estudio donde trabaja de ilustradora. Es una casa en mitad del campo, rodeada incluso de un huerto. Allí espera concentrarse para dar vida a nuevos personajes. En cuanto se abre la puerta del estudio queda claro que la reina Pecas es la auténtica protagonista y que estamos dentro del “laboratorio” de la ilustradora Pedrita Parker, su nombre artístico. Todas las paredes de la vivienda están decoradas con la típica tipografía de sus ilustraciones, junto a algunos vinilos con sus dibujos más queridos. Una de esas estancias es donde Pedrita Parker se encierra para dar forma a sus ideas.

Empresas como Coca Cola, Beefeater o Aquarius han solicitado sus trabajos. Después de su primer libro, Esa cosa (extraña) llamada amor; ahora publica Tómatelo con Karma (Ed. Lumen), que reflexiona con humor sobre el destino y el karma como elementos que cambian nuestra vida.

Para ella todo ha ido demasiado rápido. En apenas un par de años ha pasado de ser una desconocida a convertirse en empresaria, con una tienda online que le ha permitido avanzar en su negocio. Y, a pesar de eso, odia el concepto de emprendedor. Su próximo objetivo: ser más irónica y escribir sobre mujeres que, como ella, no han cumplido los cánones que dicta la sociedad.

Pregunta. Justifica que el libro da respuesta a esas preguntas que todos nos hemos podido hacer en la vida, como por qué nos merecemos algo o por qué nos ocurren determinadas cosas. ¿Qué ha hecho Pedrita Parker para merecer el éxito?

El libro intenta, al menos, reflexionar sobre ello y tomarse las cosas con humor. A veces puede ser el destino o el karma pero que, por mal que nos vaya, no hagamos un drama. En mi caso, todo lo que ha ocurrido es resultado de trabajar duro, después de tocar fondo en un momento de mi vida. Decidí que no me iba a quedar ahí y seguí intentando dibujar, hacerme un hueco. Cuando toqué fondo era porque me había vuelto de Estados Unidos, de estudiar un máster, después de empezar el doctorado. De vuelta en España, todos me decían que con ese currículo me iba a comer el mundo… y no ocurrió. Además, tuve un problema médico, con un riñón que estuve a punto de perder… Con 28 años te crees que te vas a comer el mundo y no es así. Entonces decidí crear a la reina Pecas y su frase: “cuantas más piedras encuentre en el camino, más alto construiré mi castillo”. Las redes sociales hicieron el resto. Ellas fueron las que han hecho que yo merezca esto, o eso parece.

P. ¿En usted hay más de destino, de karma, de serendipia…?

Hay algo de destino porque gracias a él, un amigo me presentó a mi marido y compañero de trabajo, Javi. Y también mucho de karma porque siempre digo que, en la línea de mi personaje, una buena reina no necesita cortar cabezas para abrirse paso, no hay que pisar a nadie. Yo siempre he ido de frente y soy honesta con mi trabajo, y creo el mundo me lo devuelve poquito a poco.

Puedes leer la entrevista completa en publico.es

Deja un comentario